Mis Gaviotas



1
Si quieres te lo digo en versos.
Una carta escrita sería vana,
sería tosca, vulnerable, explícita.
te cansaria la vista,
te retrasaría el tiempo
serían palabras y palabras,
y al final, nada comprenderías,
por eso mejor, te lo digo en versos.
Porque una carta, escrita en papel,
sería una misiva más en tu correo,
no la distinguirías, quizás,
quedaría intacta sobre tu mesa,
entre otras tantas, como tu agenda.




2
Así que mejor te lo digo en versos.
claro que, para que no se borren,
te los grabaré en el viento,
Se encargarán mis gaviotas,
de susurrarte mis anhelos,
y las estrellas armoniosas,
caerán sobre tu ruedo,
la luna brillará más hermosa,
y la noche revelará secretos.
¡Abandono de silencios!
¡Armonía de ansia y besos!
arroyos cristalinos, mar, espuma,
¡y un corazón de terciopelo.




3
Enamorada?..no.   Sueños!
Ilusionada?.. no.  Un dulce reto!
Incorporada de fragmentos,
en busca de un todo, en tí completo.
agitando rosas como bandera.
(residuos de loca primavera)
¡emociones de invierno!
Asomada de lluvias,
por la ruta sin tiempo.




4
¿Y estos tan locos  versos?
¿Te llegarán, los leeras? ¡Claro!
Los he grabado en el viento,
los he pintado de azul mar,
¡de verde mar inmenso!
y mis gaviotas lisonjeras,
suavemente a tus oidos
te musitaran fragmentos.
No son palabras, son suspiros
que mi alma lanza al viento.
emociones prisioneras,
que rebelan sus destierros.
huidas atrapadas
que lanzan sus desvelos
¡Pronósticos de encuentros!
¡Clamor de voz y ruego!




5
¡A ver si tu alma atrapa,
de mi alma sus anhelos!
¡A ver si el silencio habla,
si escuchar puedes al viento!
porque es él quien te nombra
cada instante en mi silencio.
porque es tu sombra quien
persigue, a mis odas y recuerdos.
Porque estos versos sin tu aroma,
serían rudas palabras, incongruentes,
inarmónicas, huecas y vacías.
sin sentido, ásperas, indignas,
escritas en un simple papel
que estrujarías en tus manos,
y luego ya jamás recordarías,
si fueron parte de tu agenda,
o páginas del calendario.





6
Por eso es mejor que ellas,
mis gaviotas peregrinas,
(esas que se cruzan en tu frente)
las mismas que danzan en tu lecho
aquellas que tu alma esquiva.
esas, ¡mi infinito amor sin nombre!
tengán por misión y privilegio
(desde sus alas primorosas)
¡la encomienda de Lanzárte
estos versos en tu pecho!.




Miriam Ramos
oct. 15/2001
Mis Poemas - Miriam Ramos